Operación de grupos electrógenos: pautas generales

GRUPO PADDOCK (1)

En Morillo nos dedicamos al alquiler de grupos electrógenos desde hace más de 60 años. Durante todo ese tiempo, hemos ido identificando las mayores dificultades que sufren nuestros clientes.

Esta vez, para ayudaros aún más, hemos decidido hacer este artículo general en el que pretendemos explicar las pautas básicas que se deben seguir siempre que se vaya a utilizar uno de estos grupos electrógenos. Iremos paso a paso y con ello esperamos resolver muchas dudas que suelen surgir, especialmente a la hora de ponerlos en marcha.

De cualquier forma, recuerda que siempre tienes a tu entera disposición a nuestro equipo técnico de atención al cliente. Puedes contactar con nosotros sin compromiso y te asesoraremos de manera objetiva, ayudándote a garantizar la máxima seguridad.

Verificaciones iniciales

Lo primero siempre será cerciorarse de ciertas cuestiones antes de ponerlo todo en marcha. Algunas de éstas pueden ser más evidentes que otras, pero es imprescindible que se lleven a cabo para no poner en riesgo a las propias máquinas o a las personas que vayan a estar alrededor.

Todos los grupos electrógenos deben ir acompañados del manual técnico oficial. En él habrá un apartado sobre especificaciones que el fabricante establece como necesarias. Por tanto, no olvides prestar atención a ese apartado antes de todo.

A continuación, continúa verificando que otros requerimientos de seguridad generales también se cumplen. Estos pueden ser eléctricos, mecánicos, etc.

Una vez que ya la seguridad general está garantizada, se deben hacer algunas revisiones más específicas. La primera de ellas es la alineación entre el motor y el generador, así como las protecciones de las piezas en movimiento y con tensión viva. Cualquier fallo en esos dos sentidos puede comprometer gravemente la eficiencia y salud del grupo electrógeno.

Por último, es importante comprobar que las conexiones están bien apretadas y ajustadas, como los pernos u otros elementos de unión.

Preparación de la operación

Llegados a este punto, ya sabremos que cada parte de la máquina está donde y como tiene que estar. Así que, toca hacer las últimas preparaciones antes de arrancar los motores.

Se deben comprobar a qué nivel están el líquido refrigerante, el lubricante y el combustible. Todos ellos tienen unas marcas o indicaciones para saber si están en los rangos adecuados. En el caso de que alguno de los niveles esté por debajo de su mínimo, deberá rellenarse.

También se puede dar el caso de que algún nivel supere el máximo, sobre todo cuando se han rellenado. En esas ocasiones, habrá que drenar el líquido de exceso con el método correspondiente. Y continuando con los drenajes, es importante drenar el agua que se acumula en el filtro de combustible.

Por otra parte, los filtros de aire se deben sacudir para eliminar suciedad y revisar la marca del indicador de restricción del aire de admisión.

Para terminar, deberás comprobar que las baterías están en buen estado y que el interruptor principal está abierto.

Operación

Ahora ya es turno del arranque del motor principal del grupo electrógeno. Y una vez que está en marcha, se debe parar para así cerciorarse de que el control de arranque-parada funciona como es debido.

Si es así, se vuelve a arrancar el motor y se procede a verificar la presión del aceite lubricante, así como la estanqueidad para que no haya fugas.

Pasando a los sistemas electrónicos, los dispositivos de control y protección han de funcionar adecuadamente. Además, desde el AVR o el potenciómetro del tablero se ajustará la tensión y con el acelerador del motor, su frecuencia.

Otros aspectos quizá más subjetivos son los niveles normales de ruido y vibraciones. Esto es algo que podrán precisar mejor personas con experiencia. En cualquier caso, aunque sea la primera vez que pones en marcha un grupo electrógeno, no dudes en consultar a un experto si crees que los ruidos o vibraciones no son normales.

Al terminar, cierra el interruptor principal para ir aplicando carga paulatinamente y de forma gradual. Seguidamente, empieza a tomar las medidas del holómetro, tensiones, frecuencias, corrientes, presiones y temperaturas. Cuando se hayan terminado las mediciones, se volverá a retirar la carga gradualmente y se abrirá el interruptor.

Ten en cuenta que, dependiendo del equipo, el fabricante establecerá un tiempo de operación mínimo de 5 minutos u otro rango de tiempo.

Reporte de operación

Este paso simplemente consiste en reportar las mediciones tomadas durante la puesta a punto anterior. Para ello, se puede rellenar el cuadro oficial indicando todos los parámetros y el estado del grupo.